viernes, 20 de mayo de 2011

¿Por qué no me llama?


Esta es la pregunta del millón. No existe mujer en el mundo que no haya transitado por este camino de incertidumbre y perplejidad a lo largo de su vida.

Situaciones más comunes:
·        Estás haciendo algo en la compu y tenés el celular al costado del teclado. Lo mirás más que al monitor.
·        Vas en el colectivo y  llevás el celular en el bolsillo. Lo sacás cada 2 minutos  para ver si por casualidad tenés alguna llamada perdida o sms y no te diste cuenta.
·        Estás con tus amigas y jugás con tu celular entre los dedos. Lo mirás de reojo cada 30 segundos por las dudas.
·        Te mandás un mensaje a vos misma o le pedís a una amiga que te llame para comprobar que el celular funciona bien.

Y como el tiempo sigue pasando y el teléfono no suena, comienzan las excusas que lo libran a él de toda culpa y cargo. Lo justificás diciendo:
  • Se quedó sin crédito.
  • No debe tener batería.
  • No le llegan mis sms.
  • Debe estar con mil cosas en la cabeza corriendo de un lugar para el otro.
  • Está con problemas en el laburo.
  • Se le borró el software del celular y perdió todos los contactos.
  • Le robaron y lo golpearon.
  • Ocurrió una tragedia familiar.
  • Tuvo un accidente.
  • Lo secuestraron (no se descarta la posibilidad de una abducción también)
Como el celular sigue mudo, empezás a dudar de vos misma. Comienza aquí, la etapa de “autoculpa”:
  • ¿Habrá entendido que yo lo llamaba?
  • ¿Habremos quedado que me llamaba mañana porque hoy tenía algo que hacer y yo no lo escuché?
  • ¿Se habrá enojado por algo que dije?
  • ¿No le habrá gustado algo de mí?
Entonces empezás a repasar mentalmente cada detalle de las últimas veces que estuvieron juntos para tratar de entender dónde estuvo el problema. Lo hablás con tus amigas y entre todas comienzan a sacar todo tipo de conclusiones:
  • La abandonada recientemente por su novio, opina que son todos iguales. Unos reverendos hijos de puta y que ninguno vale la pena. Propone a Lorena Bobbit como estandarte de la lucha antipitos en el mundo. “Castración a toda la raza masculina.”
  • La cornuda que está de novio hace siete años y responde fielmente a los requerimientos de su pareja, dice que seguro vos lo estás acosando demasiado y no le dejás espacio de libertad. También sostiene que seguramente hiciste algo para que él no te llamara. “Algo debés haber hecho…”
  • La que tiene relaciones casuales con cual tipo se le cruza, afirma que ya te va a llamar y propone que salgan esta noche a conocer gente nueva. “No sufras por un pescado, el mar está lleno de peces.”
  • La que está comenzando con una nueva relación te propone que seas vos la que lo llame. “Si la montaña no va a Mahoma…”
  • La más mariapena (pelotuda) de todas, intenta convencerte de que lo está haciendo a propósito porque vos le interesás de verdad y está buscando crear un suspenso para que pienses en él. “Te ama, pero te quiere hacer desear.”
La verdad es que hay que ir directo al grano:
  • El hombre que está interesado, llama. No existen excusas. En el siglo XXI, y en materia de telecomunicaciones, la gama de herramientas para entablar un diálogo con alguien son casi INFINITAS.
  • Si pasaron ya varios días y no tenés noticias de él es porque está “en otra”.
  • Las mujeres enmascaramos la realidad porque lo último que queremos escuchar es que alguien nos diga: él no está interesado en vos. Entonces empezamos a buscar mil excusas en nuestra mente para evitar oír esas palabras.
  • Nosotras preferimos vivir en un mundo de irrealidad antes que aceptar que llegue el final anunciado.
La respuesta a la patética pregunta”¿Por qué no me llama?” es:
  • Porque no se le  antoja hablar con VOS. Punto y aparte. Tan sencillo como eso.  
Las mujeres somos artistas a la hora de maquillar la verdad cuando nos enamoram...¡Ring! ¡Ring! ¡Ay, perdón! Me está sonando el celu. No lo puedo creer…¡Es mi ex! Se me hizo un nudo en la garganta. Siento mariposas en la panza. ¡Me muero! ¡No puedo seguir escribiendo, chau, me voy a atenderlo. Hace seis meses que estoy esperando volver a oir su dulce voz…

20 de mayo de 2011 - Diario de Maria Pena, cosmetóloga y cosmiatra profesional a la hora de maquillar la realidad.

2 comentarios:

  1. jajajajajajajaja! taal cualll!

    ResponderEliminar
  2. me he reido como loca !! gracias

    ResponderEliminar